23 de mayo de 2011


Fue un éxito la cena benéfica por las víctimas del terremoto de Japón

La Cena Benéfica Latinoamericana en favor de los damnificados del Gran Terremoto del Este de Japón, congregó la noche del sábado 21 a más de 100 personas en los ambientes de la Residencia Oficial de la Embajada de México en Tokio.

El evento organizado por el grupo “Todos con Japón” con el apoyo de las esposas de los embajadores de México, Perú, España y Nicaragua, fue un éxito y el monto recaudado será entregado a la Cruz Roja japonesa por los coordinadores generales Marcela Matsumura y Félix Takeda, el día 25 de mayo a las 11 de la mañana.

La velada se inició pasada las 18:30 horas con las palabras de bienvenida de los organizadores; enseguida, con los invitados puestos en pie, se guardó un emotivo y sentido minuto de silencio en señal de respeto por las víctimas de la catástrofe del 11 de marzo.

Luego se entregaron placas de reconocimiento a los participantes del llamado “Camión de la solidaridad” que llevaron ayuda a los damnificados en el noreste del país.

La señora Martha de Ruiz-Cabañas, esposa del embajador de México en Japón Miguel Ruiz-Cabañas, realizó el brindis con los deseos de una pronta reconstrucción y recuperación de la zona de Tohoku, quien dijo: “Distintas razones nos unen a este país, pero en todas ellas hay una que sobresale... y esa es su gente”.

El espectáculo artístico fue estrenado por la cantante internacional Charo Unten, peruana radicada en la prefectura de Aichi, con la canción “Ansias”. Al interpretar la composición japonesa “Kitaguni no Haru” (Primavera del norte), fue interrumpida por la emoción al ser una melodía que le recordaba la región dañada por el desastre. Emoción que le hizo olvidar un fragmento de la letra y lejos de seguir prefirió interrumpir, ofrecer las disculpas y volver a empezar, robándose el cariño del público, quien le respondió con una fuerte ovación.

Continuó con “El Rey”, dedicada en especial a los amigos mexicanos presentes, el público “cayó rendido” ante su voz, talento y solidaridad, que cantó con ella en los coros.

En “New York” invitó a cinco caballeros para que participaran como sus bailarines, ante la alegría de todos. Cantó “My Way” como un testimonio autobiográfico y cerró su presentación con “Puente de los suspiros”. Fue despedida entre un gran estallido de aplausos.

La música folclórica de América Latina también estuvo presente con el grupo “Los Awkis”, palabra quechua que significa ‘espíritu de la montaña’, quienes ofrecieron un concierto en dos partes. Los temas de su repertorio fueron “Mi pobre negro y Ñuqa Llaqta”, “Es para ti”, “Ritual y Valicha” y “El Cóndor Pasa”; “Negro José”, “Cariñito”, “Huaylash” y “Moliendo Café”. Los asistentes disfrutaron de cada uno de los cantos.

El grupo de danzas “Quinto Suyo” puso en escena “Ritual y Valicha”, una representación de la ofrenda a la tierra y el baile del huayno al compás de “Los Awkis”. Con el “Huaylash” pusieron a bailar a muchos de los concurrentes de la cena, a quienes el colorido de sus trajes típicos y sus danzas impresionaron de grata manera.

Antes de finalizar la noche Takahiko Tanimura, miembro del gobierno metropolitano de Tokio, se dirigió a los presentes para agradecer la solidaridad demostrada. Se refirió a la interrupción que sufrió Charo Unten cuando cantaba “La primavera del norte” y dijo: “En esos momentos recordé aquel 11 de marzo a las 14:46 horas cuando la vida se detenía para muchos ciudadanos... pero así como ella (Charo Unten) después siguió cantando, pienso que la vida continúa para los que están allá”.

Entre el público asistente hubo alrededor de 30 japoneses. También personalidades del cuerpo diplomático de los países de Angola, España, Colombia, Guatemala, México, Nicaragua, Panamá, Perú. Empresarios como Jenny Takasugi quien colaboró de forma muy especial, al igual que la NPO Uniservis en cuya mesa se encontraban representantes de las empresas JPTC Corporation, Noni Tahitian, ITplus, Gold Forest con su presidente el Sr. Kanamori.


Artistas latinoamericanos como el cantante George Kuramochi, la bailadora profesional de salsa Elsa Hatakeda, representantes de medios locales de la comunidad latina como Kyodai, Mercado Latino, Latin-a, Revista Mujer, productoras audiovisuales como Miyashiro producciones, Canal Latino entre otros.

El evento contó con la impecable traducción al japonés de Rika Yoshida y la conducción de Rosemary Pinto.

Los platos que se sirvieron fueron preparados por “Star Crew” de Ricardo Gonzáles, quien con gran experiencia logró combinarlos con la comida típica latinoamericana donada por diversas embajadas, de tal manera que fue una delicia para el paladar de la concurrencia, además de un excelente servicio cuidado al detalle.

Todo esto permitió que los asistentes, algunos vinieron desde muy lejos a la cena benéfica, salieran satisfechos con el menú internacional ofrecido, el espectáculo presentado y por la colaboración solidaria para recaudar fondos a beneficio de los damnificados de Tohoku.

Vía mis amigos de Japón Latino, en su sitio han publicado fotografías del evento, visítenlos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails