2 de agosto de 2009


El espionaje a los chilenos y otro antecedente argentino


Existe otro suceso reciente en el supuesto caso de espionaje a militares chilenos publicado por la revista Caretas. En estos días los políticos del país vecino del sur han reaccionado de manera desmesurada. Sin embargo, no sucedió lo mismo a comienzos de año con otra incidencia similar. Pero la ocasión ha servido para que los diputados Jorge Tarud (Partido por la Democracia) e Iván Moreira (Unión Demócrata Independiente) salgan con el pie en alto y ataquen al gobierno peruano.

Dice el semanario peruano sobre el material revisado en el proceso que se sigue a la empresa Business Track (BTR) a cuyo gerente general, el ex-marino Manuel Ponce Feijoo, se le juzga por el caso de los petroaudios:

«El paquete 76 contiene seis correos electrónicos de Felipe Valenzuela (fvalenzuela@fach.cl), quien sería integrante de las Fuerzas Armadas chilenas, con Fernando Santander (fsantander@fach.cl), Rodrigo Vargas (intranet@fach.cl) y Rodolfo Calderón de la Fuente (rcalderon@fach.cl). Todos fueron enviados entre julio y agosto del 2004... » (+)
El lunes 23 de marzo Miguel Paz, periodista chileno y subdirector de El Mostrador, posteaba en su blog sobre una crónica publicada por uno de sus periodistas, se titulaba: "Director de la ANI advierte sobre espionaje peruano ante Comisión de Inteligencia":

«La sospecha expuesta por Gustavo Villalobos, se basa en que algunos datos que obtuvo el ex SIDE Iván Velásquez, interviniendo correos electrónicos de diplomáticos, ministros y empresarios chilenos, sirven mucho más a los vecinos del norte que a los propios argentinos. En ese sentido agregó además que "no hay que descartar a ningún servicio.»

Según Villalobos el ex agente además de operar para la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE), organismo de inteligencia del gobierno argentino, se habría encontrado trabajando para una empresa dedicada a comprar información de defensa y empresarial. Y que además de proporcionar información militar a los peruanos también les habría ofrecido información empresarial, por lo "elevado y estratétigo de las inversiones de nuestro país (Chile) en Perú".

Pero ¿quién es Iván Germán Velásquez Durán? Es un ex agente de inteligencia argentino experto en terrorismo islámico y en cotraterrorismo y experto en informática, desarrolló un software de intercepción de correspondencia electrónica. Trabajó en la SIDE y en contrainteligencia de la Policía de Seguridad Aeroportuaria de su país. A mediados del 2008 escapó de la Argentina en medio de acusaciones de "chuponeo" rumbo a Uruguay donde pidió asilo que tiempo después le fue negado. El Diario Perfil contaba su caso y el de su compañero, el ex agente Pablo Carpintero, en su edición del 11 de mayo de 2008:

  1. Arrepentidos de la SIDE, "Exiliados" en Montevideo. Alberto Fernández y Stornelli, espiados por la "Gestapo K"

  2. Arrepentidos de la SIDE. Espiaron a D'Elía, y ahora dicen que lo financian la SIDE y Chávez.
El 22 de enero de este año la policía detuvo a Velásquez y cuatro días después la jueza Graciela Gatti ordenaba su reclusión "por hurtar información de tenencia de armas de policías de la Jefatura de Montevideo". El Espectador.com informaba así: "Iván Velásquez a prisión". Algunos días más tardes El Observador de Uruguay publicaba la historia de que el argentino había espiado computadores de funcionarios chilenos. El Mercurio de Chile, edición online, contaba la noticia: "Ex agente de inteligencia "hackeó" correos de funcionarios de gobierno de Chile" .

Con la participación de los peritos se consiguió acceder al computador y al pendrive incautado al ex agente, donde se halló los correos intervenidos. El Mercurio tuvo acceso al informe reservado de la justicia uruguaya y publicó los nombres de algunos de los funcionarios chilenos "hackeados", entre los que se encontraban la secretaria privada de la Presidenta Michelle Bachelet, Claudia Hernández; el vicecanciller Alberto van Klaveren; la directora de Fronteras y Límites de la Cancillería, María Teresa Infante; el actual embajador de Chile en Roma y que hasta el año pasado ocupaba el mismo cargo en Lima, Cristián Barros; el flamante jefe del Estado Mayor de la Defensa Nacional, general Alfredo Ewing y el ex subjefe del Estado Mayor de la Defensa, general (r) Carlos Oviedo: embajadores de Chile en Colombia, Cuba y Croacia; así como también al ex ministro de Defensa Nacional durante el mandato de Ricardo Lagos, Jaime Ravinet.

A partir de lo difundido por la prensa en esos momentos, los representantes del ejecutivo chileno fueron muy cautos en sus declaraciones, citaré algunos:


Ahora, ante el caso de Business Track, políticos chilenos declaran lo siguiente:

  1. «UDI pide al Gobierno 'ponerse los pantalones' ante el espionaje de los peruanos »

  2. «(Jorge) Tarud pide explicaciones a embajador de Perú por caso de espionaje»

  3. «(Sebastián) Piñera pide al gobierno enviar una protesta 'firme y enérgica' a Perú»

Mientras en Perú algunas voces han manifestado su rechazo a lo exigido por los políticos vecinos:

Blogs que han posteado sobre el chuponeo:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails