25 de junio de 2005


Sin fines de lucro

Hace algunos días atrás unos amigos, padres de familias todos ellos, me invitaron para participar en la directiva de una asociación deportiva cultural (en ese orden), que sería la base para la formación de una escuela de fútbol para niños entre 6 y 12 años de edad. Claro está, dirigida a los hijos de los inmigrantes.

A pesar de que los niños asisten regularmente a las escuelas japonesa y algunos de ellos participan en academias japonesas deportivas, todavía queda un gran vacío para muchos que se espera llenar con la creación de esta institución. Uno de los principales objetivos es fomentar el deporte para estrechar lazos de amistad tanto entre los hispanohablantes como con otras comunidades étnicas y con la propia comunidad japonesa. Al mismo tiempo incentivar la participación de los padres junto a sus menores hijos para lograr una mejor integración familiar, que se ve afectada por las largas jornadas laborales a que estamos sometidos los extranjeros. En otras ciudades ya han comenzado a organizarse con actividades similares orientadas a los niños.

Uno de los factores que hizo que aceptara esta invitación fue el proyecto que se tiene sobre la difusión y la conservación de nuestra cultura de origen, el reforzamiento del idioma materno (español) y el pretender una integración multicultural entre los participantes y la comunidad japonesa que nos acoge. Hace unas semanas atrás leí un artículo sobre como el fútbol servía de vehículo para la integración de las comunidades de inmigrantes en Madrid, España; cuyas autoridades pretendían favorecer la convivencia y la tolerancia a través del mismo. (Tercer Mundialito de Fútbol de la Inmigración y la Solidaridad en España )

Aquí en Japón los diversos eventos deportivos que organizan los inmigrantes son de su exclusiva responsabilidad, bien sean agrupados en clubes, asociaciones o individualmente. Con esto se busca encontrar un momento de descanso y diversión después de la ardua semana de trabajo y al mismo tiempo se pretende conservar y ampliar los lazos de amistad y convivencia entre la comunidad latina y algunas veces con la participación deportiva de algunos equipos japoneses o de algún otro colectivo no latino. Ojalá que en algún momento no muy lejano se pueda seguir el ejemplo de España y convocar a las autoridades locales para lograr una nueva forma de integración. Y hablando en términos futbolísticos diría: la pelota está en nuestra cancha.

Sirva pués el fútbol como medio, para que nuestra niñez se alimente del bagaje cultural que representa lo latino y lo japonés. Sirva pués esto, para construir un futuro mejor. Y por supuesto, todo ello desde la labor propia del voluntariado: sin fines de lucro.

22 de junio de 2005


José Saramago en La Habana

José Saramago presentó una nueva edición de su polémico libro: «El evangelio según Jesucristo», en el Sábado del Libro en La Habana. Fue invitado por el Ministerio de Cultura de Cuba, y atrás quedaron sus palabras publicadas en el diario El País de España, en la primavera del 2003, como respuesta ante el fusilamiento de tres secuestradores y el encarcelamiento de disidentes en la Isla: «Hasta aquí he llegado. Desde ahora en adelante Cuba seguirá su camino, yo me quedo». El premio nobel de 82 años se reunió con estudiantes y profesores de la Universidad de La Habana en el Aula Magna, donde dijo: «Soy amigo de Cuba en cualquier circunstancia y lo he sido siempre».

El autor de «Ensayo sobre la ceguera» también estuvo en la Casa de las Américas donde compartió con escritores e intelectuales en la Sala Che Guevara. En un momento de su intervención dijo que el privilegio del ser humano fue el de ser capaz de pensar. El escritor suscribió recientemente, junto a otros intelectuales de su país, una carta dirigida al Gobierno de EEUU que pedía la extradición a Venezuela de Luis Posada Carriles y reclamado por la justicia venezolana para ser juzgado en ese país.

Entrevista en Rebelión: José Saramago: Cuba irradia solidaridad

Foto: Intervención de José Saramago en la Sala Che Guevara de la Casa de las Américas. Fuente: La Jiribilla, Cuba.

18 de junio de 2005


Fin de la impunidad

El miercoles 15 la Corte Suprema de Argentina anuló la leyes de Obediencia Debida y Punto Final promulgadas en 1986 y 1987 respectivamente, por ser consideradas inconstitucionales. De esta manera a todos aquellos que estuvieron involucrados en atropellos, secuestros, torturas, desapariciones y crímenes se les podrá seguir investigando y sancionarlos con todo el peso de la ley en caso resulten responsables.

La dictadura militar que gobernó Argentina (1976-1983) practicó acciones sistemáticas de terrorismo de Estado que tuvo como víctimas a más de 30,000 argentinos.

Imposible olvidar a los escritores Rodolfo Walsh, Haroldo Conti, al poeta Francisco Urondo. A los cientos y miles de torturados y desparecidos, conocidos y desconocidos, a quienes les amputaron el alma y la vida. Cómo dejar de ver La historia oficial, ganadora del Oscar a la mejor película extranjera, o La noche de los lápices o aquellos documentales que nos mostraban el dolor, el drama y el horror sin siquiera tener algunas arcadas.

Cómo olvidar a las Madres de Plaza de Mayo quienes mantenían y mantienen vivo el recuerdo de los desaparecidos. Y difícil poder olvidar a aquel argentino gigante que se hizo querer por todos: Julio Cortázar.

Cada uno combatió a su manera a las Juntas de Gobierno. Ahora llegó el fin de la impunidad.

Un par de años atrás descubrí una exposición de Inés Ulanovsky en Zone Zero y quiero compartirla con ustedes, la muestra se llama Fotos Tuyas.

Leer más en Página 12 y en La Nación

1 de junio de 2005


Quién soy...

Me llamo Enrique Rojas Saiki (Kike Saiki) y mis andaduras por los blogs comenzaron en el 2004. A mediados del año siguiente publiqué mi primer blog personal, que luego cambié de nombre cuando compré el dominio.

Soy un inmigrante en doble sentido: primero, porque un buen día de 1989 abandoné el Perú: 'país de grandes contradicciones', y llegué a Japón. Eran otros tiempos, no había Internet. Y segundo, porque en el camino llegaron las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación y otra vez me convertí en un migrante, pero en esta ocasión digital.

Entre el 2008 y 2009 cursé en la UOC (online) un posgrado de Periodismo digital.

También el curso "El Community Manager en la empresa" de la Universidad de Alicante entre Octubre de 2011 y Enero de 2012.

Y aquí estoy, desde Japón, escribiendo sobre el país del sol naciente, la comunidad hispanohablante y una mirada rápida a las redes sociales y los medios digitales.
Related Posts with Thumbnails